La gema del mes: la esmeralda

 

Dentro del grupo de los berilos, es la piedra más preciada y preciosa. Mismo término, proveniente del francés (esmeralde) y griego (smaragdos), que literalmente quiere decir "piedra preciosa verde". Su color únicamente comparable a su magnificencia y de la cual forma parte del cuarteto clásico de las piedras preciosas tradicionales en conjunto con el diamante, zafiro y rubí.

 

piedra natal de aquellas personas nacidas en el mes de mayo

 

Su gama de colores va desde un azul verdoso (el más popular) hasta un verde medio u obscuro, el cual se deriva de una serie de impurezas que involucran al cromo, vanadio o inclusive, ambos. Dichas impurezas no son precisamente un aspecto negativo en su composición (mismos elementos que en cualquier otra gema tendría el efecto contrario), ya que es precisamente gracias a ello que se consideran factores clave para el reconocimiento de una esmeralda natural.

 

Sin embargo, no deja de ser una piedra única en su clase, llegando a desarrollar un corte único y exclusivo para ella, el ya renombrado corte esmeralda. De diseño rectangular y cuadrado, se conforma de esquinas oblicuas, resaltando así en mayor medida su belleza. Aunque puede llegar a ser cortada en otras formas clásicas, tales como el corte cabochón, en forma de gota o bien, en corte brillante precisamente para aquellas piezas más claras y transparentes.

 

 

"Las esmeraldas se han tenido en alta estima desde tiempos antiguos. Por esa razón, algunas de las esmeraldas más famosas se observan en museos y colecciones".

 

El "Mogul Esmeralda", con oraciones inscritas en un lado y grabados florales en el otro, es uno de los más magníficos y famosos ejemplares, el cual data desde el año 1965 y siendo subastado (valuada en más de dos millones de dólares) hace casi veinte años por Christie's, famosa casa de subastas londinense.

 

 

O la ya conocida y famosa colección de joyas de la actriz británica-estadounidense, Elizabeth Taylor. Misma donde las esmeraldas también forman parte de ella, siendo la mayoría regalos de su entonces esposo Richard Burton.

 

 

Y ni se diga de las piezas icónicas de Su Majestad, la Reina Isabel II con su multimillonaria colección personal de joyas (en su mayoría regalos), eso sin incluir aquellas pertenecientes a la Corona Británica, compuesta de igual forma por las esmeraldas Cambridge y el Delhi Durbar Parure.

 

La Reina Isabel II con la Tiara Vladimir y las esmeraldas Cambridge
La Reina Isabel II con la Tiara Vladimir y las esmeraldas Cambridge
La Tiara Vladimir con las esmeraldas Cambridge
La Tiara Vladimir con las esmeraldas Cambridge

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0