Las piedras de colores en los anillos de compromiso

 

Cada historia de amor es única. Y claro que es posible desear algo más que un anillo de compromiso tradicional. Todo que vaya de acuerdo con las experiencias que los han llevado a ser la pareja que son, su personalidad o alguna historia en particular que sea muy especial para ambos. Así que siempre podrás encontrar varias opciones que van desde lo tradicional hasta lo más romántico, todo claro, dependiendo de lo que estés buscando, independientemente de su valor, corte o brillo.

 

 

Existen parejas que buscan alternativas al tradicional anillo de compromiso de diamantes, las cuales los llevan a elegir gran variedad de diseños que incluyen piedras preciosas de otros colores, desde un rubí hasta un zafiro o esmeralda. Opción que puede resultar hasta más rentable debido a que en su mayoría, los diamantes pueden resultar en costos más elevados.

 

 

Es gracias también a diversas culturas que con el paso de los siglos se les ha dado mayor valor a las demás gemas de colores, esto debido a que llevan un significado y simbolismo propio. Así que optar por una de ellas al momento de elegir un anillo de compromiso, lo hará aún más especial.

 

Y a continuación es donde podrás conocer la variedad de piedras de colores que existen y que podrás analizar con más detalle la que mejor te representa.

 

 

Son una colección de gemas preciosas y semi-preciosas en donde cada una representa un mes del año en particular y son asociadas a poderes curativos para quien las porta, especialmente para aquellas personas donde las usan en el mes asignado, aumentando sus propiedades curativas.

 

Granate

(enero)

Representa a la esperanza, el amor y la constancia. Excelente guía en momentos de oscuridad, ideal para los viajeros

 

Amatista

(febrero)

Representa la paz, templanza, serenidad y simboliza la realeza. Al usarla en este mes, ayudará al fortalecimiento de las relaciones y será proveedora de coraje cuando sea necesario.

 

Aguamarina

(marzo)

Promotora de la buena salud, al igual que malestares en el hígado, corazón y estómago. 

 

Diamante

(abril)

Símbolo del amor eterno y lo invencible. Hace posible la lucha contra las tempestades.

 Promotora de la vida alegre y feliz, al igual que de la buena fortuna. Simboliza la paz, la relajación, haciéndola ideal para la prevención de dolores de cabeza.

 

Esmeralda

(mayo)

Asociada con la fertilidad, el amor y el nacimiento, haciéndola perfecta para madres o madres primerizas. Representan de igual manera la sabiduría, la paciencia y el crecimiento.

 

Perla

(junio)

Representa la pureza, castidad y el matrimonio.

Sus portadores son dotados con integridad y crecimiento.

 

Rubí

(julio)

Proveedora de fortaleza y nobleza, al igual que protectora contra los males en el mundo. Significa también amor y pasión, atrayente de amigos y de la buena suerte.

 

Peridoto

(agosto)

Representante de la belleza, fortaleza y de la moral. 

 

Zafiro

(septiembre)

Captura los males que envenenan el cuerpo y la mente.

 

Ópalo

(octubre)

Portadora de confianza y esperanza para sus dueños. Para quienes los usen en collares, son asociados con propiedades protectoras contra el mal y el mal de ojo.

 

Citrino

(noviembre)

Asociada a la fortaleza y con propiedades curativas para el cuerpo y la mente. Puede ofrecer salud mental.

 

Topacio azul

(diciembre)

Promotora de la vida alegre y feliz, al igual que de la buena fortuna.

Simboliza la paz, la relajación, haciéndola ideal para la prevención de dolores de cabeza.

 

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0