Las piedras preciosas y su historia

 

La magnificencia de las piedras preciosas reside en el misticismo de su origen y formación. Resultado de múltiples procesos que por cientos de años la naturaleza se ha encargado de darnos una de sus mayores riquezas y piezas de excelente calidad como medio de adorno. Es gracias a su rareza y hasta su durabilidad que han sido objeto de múltiples investigaciones, los cuales han desembocado en impresionantes descubrimientos y nuevos yacimientos.

De inmortal belleza, las piedras preciosas han llegado para quedarse en un mundo donde la vida sigue su curso.

 

No es cuestión de un para de años atrás que las piedras preciosas han despertado fascinación e interés en cada una de sus formas, diseños y modo de uso, pues casi desde el inicio delos tiempos se les han asociado con lo divino, lo terrenal o bien, lo espiritual.

 

Bien puede decirse que son una herencia de las generaciones pasadas para los tiempos actuales y las generaciones por venir. Ellas mismas son quienes nos hablan de su propia historia, alguna cultura en particular, lenguas, tradiciones e incluso sobre religión. 

 

 

Más que ser hermosos objetos para el adorno personal, llegaron a ser consideradas como elementos para la protección de la vida misma por medio de talismanes y amuletos.

 

Tienen tal carga cultural que es imposible no hablar de ellas sin hablar de su historia por ende, de su origen.

Desde su historia de acuerdo con los aspectos mitológicos que llevaron a su formación hasta las leyendas que le dieron mayor fama y renombre, nos permite saber, tal vez no de primera mano, una nueva fuente e interesante perspectiva de cómo eran consideradas las piedras preciosas por parte de generaciones anteriores.

 

Hay quienes hasta la fecha creen en sus propiedades curativas, a pesar de que científicamente se han hecho pocas pruebas para comprobar que realmente ejerzan influencia física y mental en una persona.

 

 

Éstas ya existían mucho antes de que se supiera realmente de su paradero. Producto nuevamente de la madre naturaleza desde los maravillosos y enigmáticos confines del interior de la tierra, prácticamente desde su formación miles de millones de años atrás.

 

 

Su formación y origen reside en tres distintos grupo de rocas que se encuentran en el suelo terrestre, mismas que se encuentran distribuidas en regiones de lo más diversas del planeta tierra. Una de ellas es la roca volcánica, la cual se forma debido al enfriamiento y posterior endurecimiento de la lava fundida (magma).

 

En segunda instancia, están también las rocas metamórficas, originadas a partir del proceso de transformación de las rocas volcánicas o sedimentarias sometidas a extremas condiciones naturales. Y por último, las rocas sedimentarias, que como su nombre bien lo dice, se forman bajo un depósito de sedimentos (material sólido acumulado debido a los cambios en la naturaleza, desde vientos, fuertes lluvias, cambios de estaciones, etc.)

  

 

Un proceso de formación bastante largo en comparación con su extracción y transformación en finas piezas de joyería. Desarrollo que generalmente termina en tres años (sorprendentemente hasta diez) desde el momento en que la piedra preciosa es extraída hasta su comercialización. Claro que desde el primer paso hasta que la persona que la compró la tiene en sus manos, son llevados a cabo más procesos en un donde un gran equipo se ve involucrado (extracción, diseño, producción, ventas, etc).

 

Quién diría que una pieza de tan pequeño tamaño podría llegar a alcanzar proporciones inimaginables de popularidad y belleza en el mercado. 

 

 

¿Conoces más sobre el origen de las piedras preciosas? ¿Tienes alguna favorita?

¡No olvides pasarte por la sección de comentarios!

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0