El noble arte de la joyería, de la función a la acción

 

Se había visto ya que la joyería, a lo largo de la historia, ha adquirido distintas funciones con el propósito del "adorno", símbolo autoritario y aumento en la personalidad de quien lo porta. Así que para el ser humano siempre ha existido la necesidad de comunicarse y darse a conocer entre sus semejantes.

 

La joyería como moneda, sirvió como símbolo de riqueza y para su almacenamiento. Asimismo, se le dio un uso funcional, elaboración de broches, por ejemplo. De igual manera, el simbolismo en torno a ella fue el medio para mostrar afiliación o de estado, en pocas palabras, a la pertenencia de un grupo.

 

 

Hasta la fecha ha dado pie a supersticiones y misticismos, puesto que de alguna manera se le ha dado la función de brindar protección y salud en base al uso de "amuletos". Por ejemplo, el uso del ámbar como medio de protección para el espíritu, el cuarzo rosa conocida como la piedra del amor, la amatista para combatir el insomnio.

"El uso de amuletos y medallas de devoción para proteger o evitar el mal es común en algunas culturas, las cuales pueden tomar la forma de símbolos, piedras, plantas, animales, partes del cuerpo o glifos... No fue hasta finales del siglo XIX con la obra de Peter Carl Fabergé y René Lalique, que el arte comenzó a prevalecer sobre la función y la riqueza"

Huevos Fabergé
Huevos Fabergé
Libélula de René Lalique
Libélula de René Lalique

Sin embargo, estas mismas afirmaciones no pueden ser aplicadas en todas y cada una de las culturas existentes, que a pesar de tener ciertos elementos en común, cada cultura es distinta una de otra en lo que respecta al arte, orden político, ética, moral, creencias y religión.

Desde redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0