La moda a través del tiempo (parte 2)

 

"Si afirmamos que la vestimenta es comunicación, podemos concluir afirmando que ella también es expresión: que posee sus propios códigos de acuerdo con cada cultura y que por lo tanto funciona también como transmisora de ideologías“

Veneziani, M. (2007). La imagen de la moda

 

Ah, el Renacimiento, el gran siglo de oro en toda la extensión de la palabra. Explosión de conocimiento, del saber, de la moda, la cultura, las artes, la ciencia y la política en Europa. Transición rejuvenecedora entre la Edad Media y lo que conocemos como la Era Moderna, una era de esplendor y redescubrimiento en donde los antecedentes de la moda actual se iban forjando poco a poco.

 

Así es, muchas de los elementos provechosos que trajo el Renacimiento fue el refinamiento de la moda (con su rojo característico, símbolo de realeza, estatus y refinamiento), nuevos géneros, nuevos métodos de costura, mayor profesionalidad y personas capacitadas para darle atención al más mínimo de los detalles.

 

Por lo que no se puede dejar de lado esta gran época sin hablar antes de la Italia renacentista, la misma cuna del florecimiento de las artes y los atuendos más espectaculares y llamativos que la historia vio en su momento.

 

Los colores y textiles más elegantes hasta las técnicas de bordado más originales, desde el uso del jubón, prendas bombachas hasta la introducción del corsette en el armario femenino, uso de crinolinas a base de tela y crin de caballo, bueno, toda una explosión cultural.

 

Entrando ya a lo que fue el siglo XVIII, en donde tenía características similares a la vestimenta del siglo pasado, tales como las camisas con corbata ancha y chaleco, calzones a la rodilla y medias como acompañante, al igual que en el caso de las mujeres con faldas amplias y voluminosas con su respectiva crinolina.

 

Nuevas etapas de transición en el pensamiento y estilo de vida, tales como la Ilustración y el estallido de la Revolución Francesa, supusieron nuevos lineamientos en cuanto a la forma de vestir de las personas, mayor sobriedad y formalidad, muy lejos de lo que el periodo Barroco trajo consigo. Ya no más excesos (sí cómo no), como hoy en día, existe de todo.

 

Francia, una vez conocida como el gran centro de la moda (claro que actualmente París es la capital de la moda por excelencia), competía ahora con la moda inglesa, casacas, rodilleras, sombreros, inicios de la sastrería (nada como un buen traje inglés), nuevas oportunidades, nuevos cortes, diseños y estilos. Todo iba a un ritmo vertiginoso que con la llegada de la Revolución Industrial, supuso un completo boom en lo que fue la producción en masa, el abaratamiento de costos, el uso y fabricación de maquinaria pesada, el carbón, el vapor, el algodón, haciendo que con ello la industria y sus productos fueran más accesibles.

La era moderna en su máximo esplendor, así como la vestimenta de lo que fue el siglo XIX, más moderno, más adaptable, elegante. La llegada de los pantalones amplios, unos estrechos otros de corte recto, abrigos, fracs, sombreros, guantes... todos ellos precursores de la moda actual.

 

Desde la moda napoleónica (corte imperio) hasta la gran era victoriana con  sus faldas y crinolinas mega amplias, entallados a la cintura, mangas anchas, hombreras, pasamanería, estampados, brocados, bordados, trabajos tanto industriales como artesanales por igual y en donde términos como modisto y modelos iban tomando más relevancia de la mano del gran Worth.

 

Entra el siglo XX a la acción y con ello la Belle Epoque, el seguimiento de la moda francesa para las mujeres y un buen traje de corte inglés para los hombres. El regreso de la moda napoleónica, los locos años 20 como época de pre-liberación, adiós al corsette, adiós a la vestimenta de prenda tras prenda. El periodo de entreguerras y su política de racionamiento tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, imperio de la moda tambaleante, el consumismo, los inicios de la moda lista para usar, nuevos cortes, nuevos largos en las faldas hasta la mini falda de Mary Quant en los años sesenta. 

 

 

La introducción de los jeans en el día a día, el minimalismo, el maximalismo, el grunge, boho, el normcore, la moda kitsch, el millennial pink, los odiosos pantalones a la cadera, la moda unisex y seguimos haciendo historia...

 

¿Te gustó este artículo? ¿Tienes más datos sobre la evolución de la moda? No olvides darnos tu opinión e información en los comentarios

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0