La moda a través del tiempo (parte 1)

La moda, amada por unos y tal vez odiada por otros. Lo cierto es que la moda ha estado presente desde el principio de los tiempos, siendo las necesidades del ser humano un punto de partida para su constante evolución. Por lo tanto, la moda puede considerarse un elemento cronológico en donde la vestimenta ha jugado un papel clave, puesto que lejos de verse "bien", en un inicio las cuestiones estéticas eran dejadas de lado y dando un mayor enfoque en una de las necesidades más básicas del ser humano que es la de cubrirse.

 

“Otra de las funciones que cumple la vestimenta es la de protección, las cual vas más allá del concepto básico del abrigo, y se extiende a otros aspectos donde prevalece lo simbólico“.

- Veneziani, M. (2007). La imagen de la moda

 

Así que puede decirse que la moda surgió a partir de una necesidad, primero como medio de protección de las inclemencias del tiempo en donde la lucha por la supervivencia era vital. Desde el trabajo con pieles de animales de gran pelaje hasta con productos de origen vegetal como lo son el lino y el algodón.

 

El mundo primitivo está lleno de grandes misterios y puede que nunca sepamos con certeza su manera de proceder ante un futuro incierto. Es toda una evolución del pensamiento, tradiciones, costumbres y estilo de vida del ser humano, quien pasó de usar rudimentariamente pieles de los animales que cazaban a seguir perfeccionando sus métodos en el desarrollo de producción de su propia vestimenta mediante la adquisición de las técnicas del tejido y el hilado.

 

Y con ello se tiene el primer vistazo a las primeras grandes civilizaciones como lo fue la egipcia, en donde el lino era su principal materia prima para la realización de prendas más elaboradas (aunque en términos de costura aún artesanales), mientras que la lana era trabajada para ser vestida en largas vestimentas, colores vivos, pliegues y demás en lo que fue Mesopotamia.

 

 

Se tiene a su vez a la Antigua Grecia, cuna de la democracia y la filosofía, los grandes pioneros y pensadores que vio nacer no tiene precedentes. Fue en esta civilización donde podían verse ya la muy conocida distinción de las clases sociales, lo cual significa que si antes eras un asiduo consumidor de lino podías irte olvidando de ello a no ser que pertenecieras a la alta sociedad, la cual era revestida de finas telas (lino/lana/seda) y teñidas con los colores más selectos. En cambio si pertenecías a la clase trabajadora, a lo único que se podía aspirar era al uso de pieles curtidas o gruesos vestidos de lana.

 

El acto de coser la ropa fue introducida por los pueblos germánicos. Las prendas de lana eran las predilectas y eran usadas la mayor de las veces como túnicas cortas y de manga larga. Se puede apreciar ya cómo los diseños van cambiando y la forma en que son producidos con un grado de dificultas cada vez más alto y más aún al encontrarse en territorios donde el frío impera la mayor parte del tiempo. 

 

“La moda es una de las expresiones más directas de la cultura. Porque cuando el cambio ocurre, también cambia la vestimenta. Se refleja en la moda e inmediatamente en la publicidad. Ella es la expresión de lo que sucede en el presente, es un reflejo de las costumbres de la época“.

Veneziani, M. (2007). La imagen de la moda

 

Llega la Edad Media y un auge mayor en el uso de la lana, su material más utilizado. El lino no se quedaba tan atrás, ya que era utilizado en la elaboración de camisas y prendas que requerían más precisión. Se sigue con los atuendos de capa tras capa, túnicas hechas a base de lana, mangas estrechas, definición de silueta mediante la implementación de cinturones.

 

La moda en las mujeres fue algo similar, solamente que en cuestión de largos sí era distinto. Su atuendo llevaba igual dos capas, una de mangas estrechas que llevaban como ropa interior (camisón) y la exterior igual de larga hasta los pies (estola) y a modo de complemento lo que hacían era llevar un manto o clámide, al igual que un velo y guantes de hilo para la temporada veraniega y de piel para la temporada invernal.

 

 

Sin duda la Edad Media fue una época llena de elementos interesantes, intrigas, traiciones, conspiraciones, los primeros pasos hacia el capitalismo, la inequidad, supersticiones y sobre todo de moda. Usos, métodos y técnicas nuevas en el proceso de producción de la vestimenta. Una época de transformación, de creer y de pensar, una época de introspección que clamaba a los cuatro vientos un cambio, un nuevo aire de renovación y con ello, de renacimiento.

 

¿Te gustó este artículo? ¿Tienes más información a cerca de lo que fueron los primeros pasos del ser humano en el mundo de la moda? No olvides darnos tu opinión e información en los comentarios y mantente atento a la segunda parte :) 

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0