Los hábitos de una persona exitosa

Existen múltiples factores que hace a las personas propensas al éxito, entre ellas se encuentran las oportunidades que la vida les vaya brindando, la suerte, economía, contactos o bien, las habilidades adquiridas en distintas etapas de su formación. Claro que todo aquello puede ser una manera más fácil y rápida de alcanzar metas, sin embargo, no lo son del todo claves.

 

En el caso de una persona exitosa, cabe destacar que cada una tiene una manera muy particular de comportarse, variedad de ideas y pensamientos que las definen como lo que son. Nunca está de más seguir su ejemplo, su modo de vida, mentalidad y hábitos que las han hecho ser quienes son, por lo que si ellas pueden, tú también. El triunfo no nace de la noche a la mañana, es un impulso que mueve a las personas a pensar y actuar de cierta manera ante determinadas circunstancias, siendo relacionadas con el estilo de vida, hábitos y forma de pensamiento.

 

Así que la adquisición de hábitos durante el desarrollo personal es un elemento muy importante en el rumbo hacia el éxito o al fracaso, por lo que bien se puede definir como una actividad o práctica que se realiza de manera frecuente, siendo los siguientes una lista elemental en el camino hacia el éxito:

 

1. invertir en el desarrollo personal

Saber de limitaciones es el primer paso para romperlos, yendo más allá de tus propias capacidades. En el precio momento en que nace el deseo de hacer o lograr algo, tu mente te está guiando hacia el cambio, hacia algo nuevo por descubrir y que crece dentro de ti. Adiós a tu zona de confort y bienvenidos sean nuevos horizontes.

 

Trabajar en tu desarrollo personas es el primer paso hacia el éxito, te hará una nueva y mejor versión de ti. Mejora en tus habilidades y fortalezas, aumenta tu nivel de experiencia para hacer frente a cualquier tipo de dificultad. No hay victoria sin sacrificio.

 

2. terminar lo que se comienza

Dejar las cosas sin terminar es un hábito que roba la energía y que no te permiten concentración completa en las cosas a las que te dediques. Son pequeñas fugas en tu vida cotidiana que te impiden enfocarte en las cosas que realmente importan. Puede ser desde una actividad corta como escribir un ensayo o más larga como leer un libro. Lo importante es ir cerrando el ciclo de todo lo que se inicia y con ella poder brindarte pequeños destellos de satisfacción personal, los cuales a la larga te irán enseñando que cualquier cosa que empiezas debes terminarla.

 

Este tipo de actitud de convertirá en una persona tenaz y lo suficientemente capaz para lograr todo aquello que te propongas.

 

3. establecer objetivos

Ser una persona tenaz te permite establecer de manera clara y concisa qué es lo que quieres hacer a continuación. Centrar y aclarar tu mente es primordial en el establecimiento de objetivos, pues es gracias a ellos que te servirán de guía en el camino hacia el éxito. Si no sabes qué es lo que quieres, es muy difícil lograrlo.

 

Es por ello que es muy importante saber a dónde se quiere llegar con lo que uno quiere, ya que al hacerlo te ayudará a enfocarte en el logro de tus metas. Permítete un tiempo de reflexión, de inspiración, un momento de introspección: ¿quién soy? ¿qué es lo que quiero para mí? ¿qué quiero lograr? ¿qué quiero aprender? ¿a dónde quiero llegar? Tus más profundos deseos te ayudarán a contestar estas preguntas básicas.

 

4. planear

Encamina tus objetivos por la vía de la organización, establece el orden de tus objetivos en una escala numérica para saber cuál es el más importante, aquel en el que debes centrar en mayor medida tu atención. No significa que los demás pierdan su importancia, si no que más bien te aseguras de esta manera invertir el tiempo, atención, dinero y energía necesaria en cada uno de ellos.

 

Lo más recomendable es iniciar siempre por lo más sencillo para seguir con las cosas que requieren de mayor experiencia como lo son tus grandes aspiraciones hacia el éxito. Por ejemplo, puedes iniciar organizando tu día, desde la hora en la que te vas a levantar, lo que harás en el trabajo ese día hasta tus tiempos de descanso y ruta de regreso al trabajo. Entre más práctico mejor.

 

5. actuar

Muy bien que ya tengas claros y definidos tus objetivos, así también como la manera en que los llevarás a cabo. El siguiente paso es precisamente ese: llevarlos a cabo, entrar en acción. Comienza actuar siempre desde lo más sencillo. Por ejemplo, si quieres hacerle un pastel de cumpleaños a un ser querido, puedes iniciar planeando sobre de qué saber será o cómo lo vas a preparar para seguir con la compra de ingredientes. Si quieres escribir un ensayo, realizar una lluvia de ideas sobre los temas que más te interesen y palabras claves.

 

No hay un número limitado de pasos para materializar tus objetivos, pueden ser dos como  pueden ser veinte siempre y cuando tengas en mente el inicio y el final de tu viaje.

 

6. persistir

Los obstáculos han existido desde el principio de los tiempos. Como bien se dijo anteriormente, no hay victoria sin sacrificio. No permitas que las adversidades que se te presentan hagan de ti desistir de tus sueños. Tómalos como una especie de prueba que harán de ti una mejor persona, hasta te servirán de apoyo para que te des cuenta si vas por buen camino o si es mejor hacer algún ajuste. Si es algo que realmente quieres, todo el tiempo y esfuerzo valdrán la pena.

 

7. una cosa a la vez

Bien lo dice el dicho: "aprendiz de todo, maestro de nada". Enfocarse en una sola cosa a la vez hará que la termines de manera correcta y sin complicaciones, pues se centrará en el cumplimiento de ese paso para seguir con otro. Es mucho más sencillo enfocar tu esfuerzo y energías en realizar de principio a fin cierta actividad que realizar 5 y dejarlas inconclusas. No permitas que tu nivel de calidad descienda. Enfócate en lo importante y dile adiós a las distracciones.

 

8. celebrar y descansar

No formas parte de un séquito de maquinaria automatizada, eres una persona en toda la extensión de la palabra, sientes, te ríes, te cansas, lloras y piensas. Establece también tiempos en los que puedas relajarte para así despejar tu mente y aclarar tus ideas. 

 

El descanso es esencial en el camino al éxito, abrirá tu mente a nuevas oportunidades, mejores caminos o atajos. Es el momento de apreciar lo que has hecho hasta ahora, de la experiencia y habilidades que has adquirido a lo largo sin importar que falte mucho o poco para llegar a la meta. 

 

9. agradecer

Realizar un análisis de lo que has hecho hasta ahora te dará una mejor perspectiva del antes y el después de tu camino hacia la meta. El que te encuentres en el punto donde estés es motivo de sentirte agradecida contigo misma y con aquellas personas que te hayan apoyado. Es una manera de demostrarle a los que más te aprecian y al universo que estás siempre positiva y satisfecha en recibir lo bueno que la vida esté por darte.

 

"Todo pasa por algo y también deja de pasar porque no hiciste lo suficiente para que pase"

- Jürgen Klaric

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0