El arte de mezclar estampados, tu guía avanzada

En el pasado artículo se habló ya sobre una guía, consejos y demás elementos básicos para mezclar estampados. Una vez que lo básico se domina, las posibilidades para sacarles un mejor provecho, tanto a los estampados como a tu imagen, son aún mayores.

 

Si eres de las que ya tienen pensado en ir más allá, te invitamos a continuar:

1

Dejemos a un lado por un momento los colores sólidos. El juego consiste ahora en la mezcla de dos estampados. Por ejemplo, comienza por reemplazar una prenda de determinado color sólido por otra prenda de similar tonalidad. Un método transitorio de prueba que te ayudarán a darte cuenta si se aprueba la combinación o si es necesario intentar de nuevo.

 


2

Una vez que has dominado el paso anterior, vayamos un poco más allá mezclando tres colores distintos. No olvides pensar en cuestión de tonalidades y no tanto en el diseño de los estampados. Puedes iniciar eligiendo dos estampados que vayan acordes con tu tercer combinación.

 


3

¿Lista para el más avanzado nivel? Si antes hablábamos de utilizar dos estampados, ha llegado el momento de involucrar uno más. Por más arriesgado que suene, todo es cuestión de experimentación y en caso de resultar acertados, los resultados serán tremendamente satisfactorios. Así que con ayuda de tres estampados en tonos neutrales es la forma más acertada de lograrlo. 

 


Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0