La gema del mes: el citrino

El citrino, dentro del rango de piedras preciosas, es una gema de color amarillo-dorada y se le debe su nombre a la palabra de origen francés "citron", que en castellano significa limón. En general, a las gemas de nacimiento se les asocia con poderes curativos, tanto de manera física como mental, por lo que en el caso del citrino no es tan diferente, ya que en tiempos del medioevo era utilizado como protección contra la peste. Se le atribuyen también funciones curativas para la piel y protección contra los malos pensamientos.

 

 

Al ser de un color cálido, éste representa a menudo la felicidad de quien lo porta, al igual que ayuda contra los males digestivos eliminando toxinas del cuerpo y muy eficiente para el tratamiento de la depresión y diabetes. Aunque de orígenes naturales, es más común su aparición debido al calentarse la amatista para conseguir ese color dorado tan característico en ciertas piezas.

 

Es muy común también que llegue a confundirse con la apariencia del topacio debido a su color, sin embargo, su amplia gama de tonalidades lo ha hecho bastante asequible en el mercado, siendo los tonos más claros los más populares.

 

 

Cristal de auto-ayuda

Es común que se le nombre como la gema de la felicidad, esto es debido a su color y como tal, sus propiedades curativas van enfocadas más al ámbito de las emociones, irradiando energía para aquellos que se sientes tristes o deprimidos. En pocas palabras, sirve de apoyo para que la persona quien lo porte se sienta renovada y más propenso a lograr todos sus objetivos, convirtiéndose así en una persona triunfadora y plena.

 

En la joyería

La gran mayoría de las piezas de joyería de citrino, ya sea en anillos, aretes o collares, van comúnmente acompañados de incrustaciones de diamantes o perlas que le dan mayor realce y lustre a esta gema, volviéndola aún más brillante, sofisticada y alegre.

 

Redacción: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0