Divas de la moda: Audrey Hepburn

Una personalidad sin precedentes, ícono de la época dorada de Hollywood, destacada por su porte, personalidad y elegancia, así también como su trabajo humanitario en sus últimos años de vida como embajadora de Unicef.

De belleza inigualable, supo transmitir ese carisma a su público, aura de heroína romántica conquistó al público de la gran pantalla con producciones como Desayuno con diamantes, Vacaciones en Roma (1951), Guerra y paz (1954) y My fair Lady (1964).

A continuación, los datos más relevantes de su vida:

1.      Políglota

Hepburn nace un 4 de mayo de 1929 Ixelles/Elsene, un pueblo belga. Hija de padres aristócratas, Ella van Heemstra (baronesa holandesa) y Joseph Hepburn Ruston (descendiente de la familia real británica por la línea paterna). Elementos importantes que complementaron su educación con un hablar fluido de la lengua inglesa, holandesa, francesa, italiana y española.

2.      Tristeza

Su llegada al mundo no fue muy bien recibida debido a la gran crisis económica, política y social que asolaba al mundo que desencadenaría en una guerra inminente, además de que jamás recibió el nivel de afecto debido por parte del padre. Aquí en sus propias palabras: “Me convertí en una criatura melancólica, reservada y callada. Me gustaba mucho estar sola”.

3.      Tabaco

Su adicción la llevó a fumar hasta tres paquetes al día. Su vida llegó a su fin en el año de 1993, en su residencia de Suiza, a causa de un cáncer de colon.

4.      La danza

Su pasión por el ballet la llevó a practicarlo desde los cinco años de edad. Habría llegado a serlo profesionalmente de no ser porque en ese entonces su altura (1.70 m) no era considerada idónea para el pleno desarrollo de su profesión, aparte de que en tiempos de guerra las políticas de racionamiento afectaban la salud de toda la población, lo que la llevó a padecer desnutrición.

Fue así que decidió trasladarse a Londres en donde estudió el noble arte de la interpretación, siendo descubierta por un cazatalentos de los estudios Paramount.

5.      Vacaciones en Roma

Su primera interpretación en la pantalla grande como la princesa Anna, a pesar de que era un papel que sería destinado a la actriz Elizabeth Taylor como la protagonista. A pesar de aquello, logró impresionar a la directiva y a la audiencia, papel que le valió el premio Oscar, Globo de Oro y BAFTA en la categoría de mejor actriz.

6.      NO a Anna Frank

 

Le fue ofrecido el papel protagónico en la película “El diario de Anna Frank”, el cual rechazó porque de haber trabajado en él le habría resultado demasiado doloroso, ya que revivían sus propios recuerdos acerca de la guerra.

 

Artículo publicado por: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0