Marketing Verde

Para quien realmente esté prestando atención a lo que sucede en el entorno, el mundo se está acabando. Somos en gran medida los contribuyentes a tan alarmantes cambios, todo relacionado con el aumento de la producción y el consumo, así también como el aumento de la población cada vez más demandante.

Es aquí donde el marketing verde (marketing ambiental o ecológico) entra en acción que cada vez más son las empresas que lo van desarrollando.

 

Se le considera como una opción viable para las empresas que buscan promover su producto/servicio que al mismo tiempo contribuya a la mejora del medio ambiente. Su principal objetivo es la preservación de los recursos naturales, así también como los no renovables de manera que éste desarrolle una conciencia positiva en sus usuarios, a quienes se les facilitan los elementos para que comprendan de una mejor manera los problemas que asolan al medio ambiente.

Lo importante es saberlo aplicar de la manera correcta, pues aunque puede resultar un tanto complejo que el marketing tradicional, el marketing verde requiere de una revisión sustancial de las estrategias que cimentan a una empresa, aunada al concepto de “verde” implementado en el desarrollo de productos ecológicos y que estos comuniquen y generen impacto en el mercado.

 

Donald Fuller, autor de la obra Sustainable Marketing, Managerial-Ecological Issues, lo define de la siguiente manera: “El proceso de planificación, implementación y control del desarrollo, precios, promoción y distribución de productos de modo que satisfaga los tres criterios siguientes: satisfacción de las necesidades del cliente, consecución de los objetivos de la empresa y compatibilización del proceso con el ecosistema”.

 

No olvidemos que soluciones existen a montones, es simplemente saber implementarlas de la manera correcta, pues habitamos en un mundo que no nos pertenece, es tarea nuestra saberlo trabajar sin dañarlo a nuestro paso.

 

Lamentablemente, debido a la era de la globalización, internet, aunado al empoderamiento de las redes sociales, se consumen más artículos de nivel secundario que básicos, una práctica de lo más común en la actualidad, tan común ya que se ha optado por restarle importancia.

 

 

¿Cómo fue que se llegó a tal punto de superficialidad y banalidad? ¿Acaso no es imperante reflexionar sobre las cosas que importan realmente en la vida como el cambio climático? ¿Belleza antes que salud? Estas preguntas y muchas más son las que se deberían poner en tela de juicio tras el radical cambio en el que la humanidad se ha visto envuelta, esa percepción errónea de un mundo de lujos y excesos.

 

Artículo publicado por: Carmen Mata

Escribir comentario

Comentarios: 0