Blog - Las Joyas de la Reina

Las Joyas de la Reina

Las Joyas de la Reina son una colección histórica de joyas propiedad personal de la cabeza de los reinos de la Mancomunidad de Naciones, que desde 1953 hasta la actualidad ha sido Isabel II. Estas piezas están separadas de las Joyas de la Corona Británica, pero eso no quiere decir que estén desvinculadas.

 

El origen de esta diferenciación nos remonta a la Reina Victoria, el primer monarca británico en separar oficialmente las joyas reales en dos categorías: las joyas del Estado (Joyas de la Corona Británica) y las joyas personales (Joyas de la Reina).

 

La Reina Victoria dejó claro que algunas pertenecerían a la corona y eran para uso de las soberanas que la siguieran y otras piezas eran de su colección personal, por lo que ella dispondría como lo desease. Después de la Reina Victoria todos los monarcas británicos han seguido la tradición y han distinguido desde entonces las dos categorías de joyería. La familia real británica también tiene las joyas actuales separadas en las Joyas de la Corona que se exhiben en la JewelHousey las Joyas personales de la Reina que se mantienen en una bóveda del Palacio de Buckingham.

 

 

Las joyas de la Corona británicason una serie de joyas, insignias y elementos pertenecientes a la Casa Real Británica. Sus elementos principales son las coronas reales e imperiales de Inglaterra, Escocia e India, junto con otros elementos como orbes, espadas y cetros. Parte de la colección es empleada únicamente en la ceremonia de coronación y algunos actos oficiales. 

 

 

Es considerada la colección de joyas más valiosa del mundo

No se conoce ninguna valoración precisa de la colección de joyas de la familia ya que la Reina nunca ha autorizado ningún estudio gemológico de ésta. Hubo una valoración a gran escala que se basó de estrictas conjeturas de un profesional experimentado a partir de imágenes y registros en 1989, pero eso es todo lo que se podría obtener de conocimiento sobre el real valor de la colección de joyas. Aunque no se puede considerar muy fiable, pues el hecho de que se trate de joyería real le aumenta hasta diez veces su valor inicial y además los precios de oro, platino y piedras preciosas han cambiado considerablemente desde esa década.

 

Algunas coronas y tiaras destacadas son:

Tiara Vladimir de la Gran Duquesa María Pavlovna

 

La reina Isabel II heredó la pieza directamente de su abuela. Llevaba esta joya para su fotografía oficial como Reina de Canadá, ya que ninguno de los reinos de la Commonwealth con excepción del Reino Unido tiene sus propias joyas de la Corona.


La tiara de las niñas de Gran Bretaña e Irlanda de la reina María

 

Fue un regalo de los jóvenes de Gran Bretaña e Irlanda al rey Jorge V y la reina Maríapor motivo de su boda en 1893. Su diseño es fino y delicado.


La corona de San Eduardo

 

La corona de San Eduardo es la pieza más importante de las joyas de la corona británica. Es empleada para coronar a los monarcas del Reino Unido. Fue elaborada para la coronación del rey Carlos II. Esta pieza, pesa un poco más de 2 kg, se compone de 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes.


Tiara Cambridge

La original LoversKnot Tiara fue obsequiada a la Princesa Augusta de Hesse-Cassel por sus padres en 1818, cuando se casó con el Príncipe Adolfo, 1r Duque de Cambridge y usó esta joya en la coronación de la reina Victoria en 1838. Cuando su hija, la princesa Augusta se casó con el Gran Duque de Mecklenburgo-Strelitz, su madre le regaló la joya. Pasó luego a manos de la duquesa Jutta, hija de los Grandes Duques y futura consorte del príncipe Danilo de Montenegro. Después de ser exiliados la joya desapareció. 

 

En 1914 la reina Mary encargó que se creara una copia de la tiara de su abuela, la princesa Augusta de Hesse-Cassel.El diseño fue modificado ligeramente. En su testamento la reina Mary dejó la joya a su nieta Isabel, quien después se la dio a Diana, Princesa de Gales, como regalo de bodas. Diana la usó a menudo durante su matrimonio; sin embargo, luego de su divorcio del Príncipe de Gales, la pieza fue devuelta a Su Majestad.


Tiara de la Reina María

La tiara de la reina María es una de las piezas más conocidas e importantes de la colección británica de joyas reales.

La tiara fue un regalo de las jóvenes de Gran Bretaña e Irlanda a los duques de York en el momento de sus bodas el año 1893. Los duques serían con el tiempo los reyes Jorge V del Reino Unido y la reina María de Teck.

 

Originalmente era coronada con perlas pero con el tiempo estas serían sustituidas por diamantes. La joya fue regalada por la reina María a su nieta la princesa Isabel (futura Isabel II) con motivo de su matrimonio con el príncipe Felipe de Grecia, en el año 1947.


Corona Imperial del Estado

 

Realizada en 1838 para la coronación de la reina Victoria. En el centro de la cruz de la parte frontal lleva un rubí, procedente de una virgen del Monasterio de Santa María la Real de Nájera y que fue llevado a Inglaterra como botín del Príncipe Negro tras prestar ayuda a Pedro I el Cruel en sus guerras.


La diadema de Estado o de Jorge IV

Formada por 1.333 diamantes que adornan la cabeza de Isabel II en la mayoría de los retratos oficiales. Se hizo para un hombre aunque la han lucido más las mujeres que ellos. La reina lleva la diadema, dentro de la carroza, desde el palacio de Buckingham hasta el Parlamento. En Westminster le cambian la diadema por la corona antes de acceder al hemiciclo a leer el programa del Gobierno. Pasa de la diadema a la corona para el acto de mayor relevancia, en el interior, del calendario anual.

 

 

Estas dos últimas son consideradas de las dos joyas más valiosas. No por nada la Reina Isabel II es considerada la mayor propietaria de diamantes en el mundo ¿Lo creías posible?

Todo esto es fascinante y si te ha gustado este artículo deberás saber que este es un pequeño vistazo a la enorme colección de joyas reales que tan solo de leerlas dan ganas de conocer más sobre la historia de la familia real y lo que les rodea.

¿Qué tal te pareció las joyas de la Reina? No olvides dejar tu comentario.

¡Hasta pronto Chica Hollack!

Lucero González

Escribir comentario

Comentarios: 0